The initial resuscitation of septic shock

https://doi.org/10.1016/j.jcrc.2020.02.004

Resumen
El choque séptico es la forma más grave de sepsis, caracterizada por (a) hipotensión persistente a pesar de la reanimación con líquidos y (b) la presencia de hipoperfusión tisular. Los retrasos en el diagnóstico y el inicio del tratamiento del shock séptico se asocian con un mayor riesgo de mortalidad. La reanimación con líquidos temprana y eficaz y la administración de vasopresores juegan un papel crucial en el mantenimiento de la perfusión tisular en pacientes con shock séptico. Una presión arterial diastólica baja (DAP) se correlaciona con la gravedad de la vasodilatación arteriolar, compromete el suministro de oxígeno del ventrículo izquierdo y se puede utilizar para identificar pacientes con choque séptico que podrían beneficiarse de una terapia vasopresora más temprana. Actualmente existe controversia en cuanto al equilibrio de líquidos y vasopresores para mantener la presión arterial media objetivo. El objetivo de este artículo es revisar el fundamento de la reanimación con líquidos y la terapia vasopresora y la importancia de la presión arterial tanto media como diastólica durante la reanimación inicial del choque séptico. Relacionamos nuestra prescripción personal de equilibrar líquidos y vasopresores en la reanimación del shock séptico.
Heriberto Augusto Martinez Camacho
Médico internista certificado por el consejo mexicano de medicina interna.

18-Septiembre-2020