Brandon J Perumpail. Muhammad Ali Khan. Clinical epidemiology and disease burden of nonalcoholic fatty liver disease

Brandon J Perumpail. Muhammad Ali Khan. Clinical epidemiology and disease burden of nonalcoholic fatty liver disease. December 21, 2017. Volume 23. Issue 47.

Brandon J Perumpail. Muhammad Ali Khan. Clinical epidemiology and disease burden of
nonalcoholic fatty liver disease. December 21, 2017. Volume 23. Issue 47.
Descrita por primera vez en 1980 como la enfermedad sin nombre. La enfermedad del hígado graso
no alcohólico (NAFLD) se define como la presencia de acumulación de grasa hepática después de
la exclusión de otras causas de esteatosis hepática. La NAFLD se caracteriza por ≥ 5% de
acumulación de grasa hepática en ausencia de cualquier causa secundaria y es un diagnóstico de
exclusión. El sindrome metabólico se asocia de 4 a 11 veces más de riesgo para NAFLD. Las pautas
actuales dictan que el paciente debe tener una exposición al alcohol de menos de 30 g / d para los
hombres y menos de 20 g / d para las mujeres como un componente del diagnóstico de NAFLD.
Clasificación: NAFLD abarca una amplia variedad histológica: hígado graso no alcohólico (NAFL),
esteatohepatitis no alcohólica (NASH), fibrosis, cirrosis NASH y carcinoma hepatocelular (HCC)
relacionado con NASH.
Epidemiologia: En los Estados Unidos, se estima que NAFLD es la causa más común de enfermedad
hepática crónica, afecta a entre 80 y 100 millones de personas, entre las cuales casi el 25% progresa
a NASH. Se reporta que la tasa de incidencia anual es del 10%, reportándose también su incidencia
de 31 por 1,000 personas por año. Los adolescentes chinos con una dieta "occidentalizada" tienen
una prevalencia de NAFLD superior al 25%. Impacto económico Los costos médicos y sociales
anuales actuales de NAFLD se estiman en $ 292 mil millones en los Estados Unidos.
La prevalencia de NAFLD y NASH fue mayor en los hombres. Las mujeres después de la
menopausia pierden el efecto protector y tienen una prevalencia comparable de NAFLD que los
hombres. La prevalencia máxima de NAFLD entre los 50 y 60 años en hombres en un 29.3% en 51
a 60 años y 27.6% en mayores de 60 años según NHANES y en mujeres del 25.4% en mayores de
60 años. La prevalencia para los hispanos (45% -58%) en comparación con los afroamericanos (24%
-35%), y los latinos de origen mexicano tienen la prevalencia más alta en un análisis de subgrupos
de la población latina. Estos hallazgos son válidos incluso en estudios en la población pediátrica.
La prueba diagnóstica estándar de oro es la biopsia hepática, hay pruebas no invasivas disponibles
para diagnosticar NAFLD como la ecografía hepática, la tomografía computarizada (TC) y la
resonancia magnética (aceptadas para detectar la infiltración de grasa hepática). La diferencia en la
sensibilidad de las modalidades de diagnóstico puede explicar la discrepancia en los datos de
prevalencia de NAFLD.
La ecografía hepática permite la detección confiable y precisa de hígado graso de moderado a severo
y ahora se considera la modalidad de cribado de elección. . La sensibilidad general, la especificidad,
la razón de probabilidad positiva y la razón de probabilidad negativa del ultrasonido para la detección
de hígado graso moderado-severo, en comparación con la histología (estándar de oro), fueron 84.8%
(intervalo de confianza del 95%: 79.5-88.9), 93.6% (87.2-97.0), 13.3 (6.4-27.6) y 0.16 (0.12-0.22),
respectivamente.
Factores de riesgo: la NAFLD es una combinación de factores genéticos, demográficos, clínicos y
ambientales, lo que traduce que es de etiología multifactorial. Sin embargo, la obesidad, la variación
del estilo de vida y la resistencia a la insulina son los factores de riesgo más prevalentes que
conducen al desarrollo de la NAFLD Los grupos de NAFLD se agrupan en familias con ciertas
variantes genéticas en o cerca de los genes TM6SF2, PNPLA3, NCAN y PPP1R3B que aumentan
la heredabilidad de NAFLD hasta en un 27% dentro de las familias.
Una variante genética asociada con NAFLD es una mutación sin sentido [Ile148 -> Met148 (I148M)]
en el gen 3 que contiene el dominio de fosfolipasa tipo palatina (PNPLA3), lo cual ejerce una fuerte
influencia no solo en la acumulación de grasa hepática (individuos homocigotos GG contenido de
grasa hepática 73%, mayor susceptibilidad a desarrollar daño hepático histológico más severo (3.24
veces mayor riesgo de puntajes necroinflamatorios) y un riesgo 3.2 veces mayor de desarrollar
fibrosis. Asociaciones independientes del grado de obesidad o diabetes.
La prevalencia de la EHGNA entre la población obesa varía del 30% al 37%. La obesidad abdominal
con aumento de la circunferencia de la cintura está específicamente más fuertemente correlacionada
con NAFLD. Se ha demostrado que un aumento modesto en el peso corporal de 2 kg dentro del
rango normal aumenta el riesgo de desarrollar NAFLD. Se informa que la prevalencia combinada de
obesidad en la EHGNA en todo el mundo es del 51%.
La fructosa es un jugador importante, ya sea de sacarosa o jarabe de maíz alto en fructosa que se
encuentra en las bebidas. El consumo de tales bebidas se ha multiplicado por cinco en los Estados
Unidos desde 1950, y beber dos porciones de bebidas que contienen azúcar de tamaño promedio
durante 6 meses termina reflejando muchas características de NAFLD.
Los estudios de cohorte de población informaron que la privación del sueño puede asociarse
independientemente con NAFLD con odds ratio 1.28 (1.13-1.44) en hombres y 1.71 (1.38-2.13) en
mujeres. Además, se descubrió que la mala calidad del sueño es un predictor positivo de NAFLD en
hombres y mujeres 1.10 (1.02-1.19) y 1.36 (1.17-1.59) respectivamente.
NAFLD es un término para una serie de hallazgos histológicos derivados de la esteatosis hepática y
sigue siendo la enfermedad hepática más común a nivel mundial con una prevalencia creciente. La
gran variación en la presentación de la enfermedad complica el diagnóstico, lo que lleva a una
subestimación de la aparición real de la enfermedad. La NAFLD está asociada con muchas
comorbilidades metabólicas, como obesidad, diabetes tipo II, dislipidemia y síndrome metabólico. Su
potencial para convertirse en afecciones hepáticas más graves, como NASH, fibrosis avanzada,
cirrosis y CHC, puede conducir a un estado en el que la LT es la única opción de tratamiento disponible..

16-Febrero-2020