S.G.A. Brown, E.L. Ball, K. Perrin, S.E. Asha. Conservative versus Interventional Treatment for Spontaneous Pneumothorax. N Engl J Med 2020;382:405-15. DOI:

S.G.A. Brown, E.L. Ball, K. Perrin, S.E. Asha. Conservative versus Interventional Treatment for Spontaneous Pneumothorax. N Engl J Med 2020;382:405-15. DOI:

S.G.A. Brown, E.L. Ball, K. Perrin, S.E. Asha. Conservative versus Interventional
Treatment for Spontaneous Pneumothorax. N Engl J Med 2020;382:405-15. DOI:
10.1056/NEJMoa1910775
El ensayo de neumotórax espontáneo primario (PSP) consiste en un ensayo multicéntrico,
prospectivo, aleatorizado, abierto, de no inferioridad que se realizó en 39 hospitales
metropolitanos y rurales en Australia y Nueva Zelanda.
La hipótesis era que el tratamiento conservador podría ser una opción terapéutica efectiva
y aceptable, con un porcentaje similar de pacientes con reexpansión pulmonar completa
dentro de las 8 semanas en comparación con el tratamiento intervencionista, así como una
estancia hospitalaria más corta, menos intervenciones y complicaciones asociadas, y un
menor riesgo de recurrencia del neumotórax
El resultado primario de no inferioridad fue la resolución radiográfica completa del
neumotórax espontáneo primario (reexpansión pulmonar completa), según lo determinado
por el médico tratante, dentro de las 8 semanas posteriores a la aleatorización.
Desde julio de 2011 hasta marzo de 2017, un total de 316 pacientes fueron aleatorizados
(154 pacientes al grupo de intervención y 162 al grupo de tratamiento conservador). En el
grupo de gestión conservadora, 137 de 162 pacientes (84,6%) no se sometieron a ninguna
intervención, pero 25 pacientes (15,4%) sí. En el grupo de intervención, 10 pacientes (6,5%)
rechazaron cualquier intervención, y su atención se manejó de forma conservadora. Hubo
16 pacientes (5 en el grupo de intervención y 11 en el grupo de tratamiento conservador)
en los que las evaluaciones de 8 semanas ocurrieron entre 56 y 63 días; En 6 pacientes
adicionales (1 en el grupo de intervención y 5 en el grupo de tratamiento conservador), la
evaluación de 8 semanas se realizó después de 9 semanas.
En el análisis de caso completo, en el que los datos fueron tratados como faltantes en
pacientes si la visita de 8 semanas ocurría después de 56 días, 129 de 131 (98.5%) en el
grupo de intervención tuvieron resolución en 8 semanas, en comparación con 118 de 125
(94.4%) en el grupo de manejo conservador (diferencia de riesgo, −4.1 puntos porcentuales;
intervalo de confianza [IC] del 95%, −8.6 a 0.5; P = 0.02 para no inferioridad); el límite
inferior del intervalo de confianza del 95% estaba dentro del margen de no inferioridad de −9 puntos porcentuales. En los análisis de sensibilidad, la no inferioridad para la resolución
se mantuvo cuando la visita clínica de 8 semanas se extendió a 63 días (134 de 136
pacientes [98.5%] en el grupo de intervención y 129 de 136 [94.9%] en el grupo de manejo
conservador) (diferencia de riesgo, −3,7 puntos porcentuales; IC del 95%, −7,9 a 0,6) pero
no cuando los datos faltantes después de 56 días fueron imputados como fracaso (129 de
138 pacientes [93.5%] en el grupo de intervención y 118 de 143 [82.5 %] en el grupo de
manejo conservador) (diferencia de riesgo, −11.0 puntos porcentuales; IC del 95%, −18.4
a −3.5). La recurrencia durante los primeros 12 meses fue más frecuente en el grupo de
intervención que en el grupo de tratamiento conservador: 25 de 149 pacientes (16,8%) en
comparación con 14 de 159 (8,8%) (Diferencia de riesgo absoluto, 8,0 puntos porcentuales;
95% IC: 0,5 a 15,4)
Este ensayo aleatorizado y controlado de tratamiento conservador en comparación con el
tratamiento intervencionista del neumotórax espontáneo primario de moderado a grande
proporciona evidencia modesta, pero estadísticamente frágil, de que el tratamiento
conservador no fue inferior al manejo intervencionista para la resolución radiográfica en 8
semanas, El tratamiento conservador salvó al 85% de los pacientes de una intervención
invasiva y resultó en menos días de hospitalización, una menor probabilidad de drenaje
prolongado del tubo torácico, menos necesidad de cirugía y menos eventos adversos y
eventos adversos graves que el tratamiento intervencionista.
Dr Ulises Arteaga.
PEmex. CD Madero.

16-Febrero-2020